Sugo alla Siciliana - 400g

Ideado en colaboración con el gran Chef tres estrellas Michelin Heinz Beck, en el “Sugo alla Siciliana” De Cecco encuentras toda la bondad de las olivas verdes y negras, que se unen a la autenticidad del aceite de oliva extra virgen y el sabor fresco del tomate italiano. De Cecco no usa ni conservantes, ni colorantes, para conservar de hecho todos los aromas auténticos de las materias primas empleadas. De probar con los Fusilli De Cecco. Disponible en envase de 200g y 400g.

Sugo alla Siciliana - 400g
play

Nuestro método

Atención, cuidado, experiencia, calidad en cada fase: desde nuestro molino hasta su mesa.

La selección del trigo

Escoger materias primas excelentes es el primer paso, el más importante, para crear una pasta única.
grano

La molienda

"Somos molineros desde casi dos siglos, desde cuando, en el año 1831, don Nicola De Cecco producía “la mejor harina del condado” en su molino. Todavía en la actualidad molemos todo el trigo en el molino adyacente a la fábrica de pasta, que está siempre rodeada de un intenso y agradable aroma.
molitura

El amasado

El agua fría y el amasado a una temperatura menor de 15 grados son dos detalles que permiten obtener una pasta que respeta la materia prima.
impastamento

El trefilado

Si gracias al trefilado la pasta toma forma, es la textura àspera que le da a nuestra pasta una porosidad única, capaz de capturar todos los condimentos. Este es uno de los particulares procedimientos que hemos elegido preservar y defender. Con gran orgullo.
trafilatura

El secado

Otro de los secretos de nuestra pasta es el secado lento y a baja temperatura. Es nuestra manera de preservar intactas las características organolépticas del trigo.
essiccazione



Potrebbe interessarti anche

Sugo alle Olive - 200g

Esta salsa de aceitunas es sabrosa por naturaleza y tiene mucho cuerpo, estando elaborada solo con pulpa de tomate producida en Italia y aceite de oliva virgen extra, y sin aromas añadidos. La combinación de aceitunas Taggiasca y aceitunas verdes crea un armonioso bouquet de sabor, fruto del hábil trabajo del chef Heinz Beck, ideal para un condimento sencillo y exquisito. La aceituna Taggiasca se llama así porque fue llevada a Taggia (provincia de Imperia) por los monjes benedictinos de San Colombano y, posteriormente, seleccionada y difundida. A lo largo de los siglos, los injertos de aceituna Taggiasca se extendieron por toda Italia, aunque la mayor zona de cultivo siempre ha estado en la provincia de Imperia. El fruto de esta variedad es muy tierno y sabroso y aporta gran personalidad a las recetas
Descubra más