Tagliolini n° 306 all'uovo

Los Tagliolini n.º 306 forman parte de la familia de las pastas largas con forma de nido, obtenidas de una hoja de pasta rústica y gruesa.

El origen de este formato se disputa entre Génova, la zona de Nápoles y la de la Ciociaria.

Es un formato cuya difusión ya en el siglo XVII es atestiguada por la promulgación, en octubre de 1602, de un Bando contra los Vermicellari en el que se les ordena respetar exactamente el precio político establecido para algunos tipos de pasta, entre las que se encontraban los "Tagliolini blancos". Se imponían fuertes sanciones a quienes no respetaban esta ordenanza. También Girolamo Aleandri en "La defensa del Adón" (Venecia 1630) cita a los Tagliolini en una descripción de la vida cotidiana de la corte: "Jugando algunos caballeros a sbaraglino en la casa del marqués Pepoli, uno de ellos dijo al otro bromeando que estaba borracho de tagliatelli, es decir de aquella sopa de tiras de hoja de pasta, que en muchas zonas de Lombardía se llaman lasagnette, y en Roma (si me acuerdo bien) tagliolini". Considerando la historia más reciente, en la tradición campesina de Abruzzo, los tagliolini se servían en un caldo de gallina o de paloma a las puérperas porque eran energéticos y ligeros.

Los Tagliolini, gracias a su tamaño, resultan excelentes en las sopas con distintos tipos de carne y verduras. Su natural versatilidad los hace sabrosos también en las recetas de pasta sin condimentos líquidos, con salsas ligeras a base de tomate, mantequilla y quesos blandos. En la zona de Nápoles son la materia prima para los tradicionales pasteles al horno o timbales de pasta.

Disponibles en paquete de 500g.

  • Cocción: 2 min
Tagliolini n° 306 all'uovo
play

Nuestro método

Atención, cuidado, experiencia, calidad en cada fase: desde nuestro molino hasta su mesa.

La selección del trigo

Escoger materias primas excelentes es el primer paso, el más importante, para crear una pasta única.
grano

La molienda

"Somos molineros desde casi dos siglos, desde cuando, en el año 1831, don Nicola De Cecco producía “la mejor harina del condado” en su molino. Todavía en la actualidad molemos todo el trigo en el molino adyacente a la fábrica de pasta, que está siempre rodeada de un intenso y agradable aroma.
molitura

El amasado

El agua fría y el amasado a una temperatura menor de 15 grados son dos detalles que permiten obtener una pasta que respeta la materia prima.
impastamento

El trefilado

Si gracias al trefilado la pasta toma forma, es el bronce el que le da a nuestra pasta una porosidad única, capaz de capturar todos los condimentos. Este es uno de los particulares procedimientos que hemos elegido preservar y defender. Con gran orgullo.
trafilatura

El secado

Otro de los secretos de nuestra pasta es el secado lento y a baja temperatura. Es nuestra manera de preservar intactas las características organolépticas del trigo.
essiccazione



Potrebbe interessarti anche

Lasagne n° 114 all'uovo con spinaci

La Lasagna es uno de los formatos de pasta más antiguos de los que se tenga noticia. Probablemente corresponde a la "Lagana" latina (que a su vez deriva del griego "laganon": hoja grande y plana de pasta cortada en tiras), el formato comienza a ser conocido como "Lasagna" probablemente después del año 1.000 d.C. Los primeros vestigios de su amplia difusión como "Lasagna" provienen de los escritos de los más famosos poetas italianos del siglo XII. "Granel di pepe vince / per virtù la lasagna" [Grano de pimienta gana / por virtud la lasagna] cita Jacopone da Todi. Cecco Angiolieri, en cambio, pone en guardia a los lectores: "Chi de l'altrui farina fa lasagne / il su' castello non ha ne muro ne fosso". [El que con harina de otros hace lasagne / su castillo no tiene ni muros ni fosos.]

Sabrosa variante de las clásicas Lasagne all'uovo, la Lasagna all'uovo con spinaci tienen una pasta enriquecida con hojas de espinacas tiernas para platos ricos de sabor, perfumes y fantasía.

La Lasagna es, desde siempre, uno de los formatos más populares y apreciados de la cocina italiana, la receta más común y más fácil se condimenta con ragú de carne, salsa bechamel y parmesano, mientras que, recientemente, se ha introducido el uso de mozzarella.

Bastante comunes, también, las sabrosas versiones sin salsa de tomate, con condimentos elaborados con setas o verduras.

Disponible en paquete de 500 g.

Descubra más