Casareccia a la crema de alubias blancas y cigalas

  • 1
    Dificultad

Ingredientes

  • 350 g0SXE088
  • 200 g de alubias blancas secas
  • 15 colas de cigalas
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramillete de perejil
  • 1 tallo de apio
  • sal
Casareccia n° 88


Preparación

Dejar macerar las alubias en una tarrina con abundante agua fría para 12 horas. Pelar el ajo y la cebolla, pelar las zanahorias, limpiar el ajo quitándole los filamentos y, después de haberlos lavados, cortar en trocitos 1/2 tallo de apio, 1 zanahoria y 1/2 cebolla. Picar el perejil. Descascarar las colas de las cigalas y, después de haberles quitado el hilo negro interior, lavarlas y secarlas delicadamente con un paño limpio. Colar las alubias, colocarlas en una sartén, añadir las hojas de laurel, el diente de ajo, la zanahoria, el apio y la cebolla en trocitos, cubrir con abundante agua fría y cocer para unos 70 minutos, teniendo cuidado para que no llegue a ebullición demasiado de prisa. Cuando las alubias habrán cocido, escurrir un cucharón y dejarlo de lado, pasando las demás con un pasaverduras. En una sartén con dos cucharas de aceite sancochar la cebolla, el apio y la zanahoria picados sin que tomen color. Añadir el pasado de alubias con un cucharón de agua caliente, incorporar las alubias que se habían dejado al lado y llevar a ebullición. En una olla con abundante agua salada cocer la pasta y, después de haberla colada al dente, añadirla a la crema de alubias blancas y aliñar para un minuto. Entretanto, sancochar para un minuto las colas de cigalas en una sartén antiadherente con el aceite que queda; cuando resultarán ligeramente doradas, añadir sal, pimienta y colaras. Echar la pasta con la crema de alubias blancas en los platos, añadir las colas de cigalas, espolvorear de perejil y servir.