Fettuccine con espinacas de la Val d’Aosta

  • 1
    Dificultad


Preparación

Cortar el queso fontina en lonchas sutiles, colocarlas en una tarrina alta y estrecha, cubrirlas con la leche y macerar para una hora. Limpiar la trufa, cepillar, lavarla bien y secarla. Colar el queso fontina y colocarlo en una olla sobre el fuego, a baño de Maria, con 3 cucharas de la leche que la cubría y las yemas, luego mezclar: el queso antes de todo empezará a derretirse formando unos hilos, luego resultará casi líquida y en fin se espesará. Cuando la fondue tendrá una consistencia de crema, quitarla del fuego, añadir una pizca de pimienta blanca y mezclar. En una olla llevar a ebullición abundante agua salada, cocer la pasta, colarla y echarla en una fuente. Mojarla con la salsa al queso fontina, espolvorear con la trufa blanca cortada en tajadas sutiles y servir bien caliente.