Lasagne con espinacas y gambas

  • 1
    Dificultad


Preparación

Mondar, lavar y picar el apio, la cebolla y el perejil. En una olla salcochar las gambas, recogerlas con un colador conservando el agua de cocción, descascararlos y saltearlos en una sartén con 20 gramos de mantequilla, el picado de apio, cebolla y perejil, sal, pimienta, nuez moscada, pimentón en polvo y clavos de clavero. Apenas las gambas toman color, mojarlos con el vino y dejar evaporar, añadir los tomates pelarlos precedentemente y picarlos y un cucharón de agua de cocción de las gambas. Cocer hasta que la salsa resultará de la consistencia correcta. Preparar la bechamel. En una olla pequeña derretir la mantequilla, añadir la harina y dorarla, mezclándola con cuidado con una cuchara de madera para que no resulten grumos; echar la leche, llevar el compuesto a ebullición, aliñar con una pizca de sal y una de pimienta y seguir cociendo para unos 10 minutos, mezclando continuamente. Mientras tanto, en una olla con abundante agua salada hirviendo con el aceite de semillas, cocer al dente la pasta, colarla y, en una fuente en pirex untada con una nuez de mantequilla, formar un estrato de pasta, condimentarla con mantequilla y parmesano rallado y colocar luego un estrato de salsa de gambas. Repetir otra vez estos dos estratos, luego cubrir con la bechamel. Colocar la fuente en pirex en el horno caliente (180 °C) para 15 minutos; deshornar la preparación y servir bien caliente.